Universalización moral

El concepto general o principio de universalización moral es que las normas morales, los hechos, los predicados, etc. se aplican universalmente; es decir, si se aplican a una persona, se aplican a todos. Algunos filósofos, como Immanuel Kant, Richard Hare y Alan Gewirth, han argumentado que la universalización moral es la base de todos los hechos morales. Otros han argumentado que si bien los hechos morales están limitados por la universalización moral, esta restricción es demasiado débil para fundamentar hechos morales sustanciales. Algunos también han argumentado que la moralidad no está restringida por la posibilidad de universalización en absoluto.

El concepto general se puede distinguir en dos versiones principales, que pueden denominarse aplicabilidad universal y condiciones de práctica universal , respectivamente. [1] La universalizabilidad es una condición meramente formal, y no nos dice qué predicados morales se aplican a un caso a menos que se combinen con algunos criterios adicionales para satisfacer dentro de la condición de universalización. Un “principio” de universalizabilidad puede referirse, por lo tanto, a una condición de universalización en sí misma, o a tal condición combinando algunos criterios de satisfacción específicos; solo el último, sin embargo, podría llamarse prueba de universalización , que pretende distinguir comportamientos moralmente correctos de incorrectos.

Aplicabilidad universal

En esta condición, un predicado moral (como obligatorio, permisible, prohibido, etc.) siempre se aplica a un comportamiento dado en virtud de alguna razón, y siempre que esté presente la misma razón, se aplica el mismo predicado.

Superveniencia moral

En su forma más simple, la condición de aplicabilidad universal describe el principio filosófico de la superveniencia moral , según el cual las propiedades morales de las acciones (obligatorias, permisibles, prohibidas, etc.) sobrevienen -es decir, dependen de o son funciones de- no propiedades morales La superveniencia moral por sí sola no ofrece ningún criterio para decidir qué propiedades no morales sobre las que sobrevienen las morales, y por lo tanto no constituye una prueba de universalización.

Sin embargo, en una serie de libros, RM Hare (quien introdujo el término en la literatura filosófica [2] ) hizo de la superveniencia moral la base de su derivación de una versión del utilitarismo , combinándolo con el criterio de que el comportamiento universal no produciría un mayor equilibrio de satisfacción sobre las preferencias frustradas de todos los agentes afectados (incluidos los agentes animales y las personas) que cualquier otro comportamiento alternativo. [3] [4] Es común que otros consecuencialistas usen versiones de este argumento, a menudo usando la regla de oro o la universalidad de razones, pero esencialmente significando superveniencia moral, o más generalmente una condición de aplicabilidad universal, por estos términos.

En el pensamiento moral coloquial

Esta versión también está incorporada en la pregunta coloquial, “¿Qué pasaría si alguien más hiciera eso (para ti)?” Aquí, la presunción es que el comportamiento en cuestión causa algún daño u ofensa a otras personas, a pesar de que puede beneficiar o complacer a la persona que lo realiza. Cuando la persona reflexiona sobre cómo la actuación de otra persona de la misma conducta puede perjudicarse a sí misma, puede juzgar que está equivocada después de todo, porque no puede condonar su actuación por otra persona. La pregunta es, sin embargo, imprecisa en el sentido de que no especifica exactamente qué efectos de la conducta serían motivo para considerarla inadmisible, y por lo tanto, como el principio de la superveniencia moral, no especifica una prueba completa de universalización. También puede ser incorporado por la frase “¿Qué?

En Alan Gewirth

El mismo criterio de universalizabilidad es utilizado por Alan Gewirth en su “principio de coherencia genérica” [5] , quien le agregó el criterio de que los efectos de la actuación de un comportamiento por parte de alguien no pueden negarle a ninguna otra persona (incluida la primera persona). ) las condiciones necesarias de su agencia exitosa, más notablemente incluyendo “libertad y bienestar”. [6]

Práctica universal

Una concepción relacionada pero bastante diferente de universalización moral es la idea de que un comportamiento sea permisible si y solo si su práctica universal por todas las personas -quizá en un punto dado en el tiempo, o tal vez en todo tiempo en un mundo dado- satisface algún criterio . Un mundo imaginado en el que todos se ajustan al mismo tipo de comportamiento a menudo se denomina mundo ideal .

Esto es superficialmente similar al criterio de aplicabilidad universal, y a menudo se confunde con él, pero son significativamente diferentes. El criterio de aplicabilidad universal incluye el criterio de práctica universal como un sub-caso, ya que este último es solo uno de los muchos casos posibles considerados por el primero. Es decir, mientras que el criterio universal practicado pregunta si la siguiente situación:

Cada persona realiza el comportamiento B

satisface algunos criterios u otros, la condición de aplicabilidad universal pregunta si la situación más general:

Alguna persona realiza el comportamiento B

lo hace, independientemente de quién sea la persona. Dado que la persona en cuestión podría ser cualquiera, en cualquier situación en la que B sea posible, puede incluir tanto situaciones en las que todos los demás ya están realizando B, como aquellas en las que algunas, pero no todas, realizan B, e incluso aquellos donde nadie más lo está haciendo (o lo ha hecho, o lo va a hacer, etc.) [7] Por ejemplo, si el criterio de satisfacción es “no causa más daño que bien”, entonces si es el caso de que todos estén realizando B no pasa esta prueba, porque causa más daño que bien, entonces también debe darse el caso de que haya al menos una persona cuyo desempeño de B cause más daño que bien.

Problemas generales de las pruebas de práctica universal

Para muchos comportamientos, las pruebas de universalización que utilizan los mismos criterios pero diferentes versiones de criterios de universalización llegarán a la misma conclusión. Por ejemplo, si el rendimiento de B de cada persona causa la misma cantidad de daño y bien que cualquier otra persona, sin importar lo que haga otra persona, entonces el efecto total de cada uno será el efecto de la acción de una persona multiplicada por la cantidad de personas; si el criterio es que el efecto no causa más daño que bien, entonces los mismos comportamientos satisfarán o no este criterio, independientemente de los criterios de universalización que usemos. Sin embargo, algunos comportamientos causan diferentes cantidades de daño dependiendo de cuántas otras personas los estén realizando. Las pruebas de práctica universal en general dan recomendaciones contraintuitivas y, a menudo bastante dañinas, para casos en los que no todos los demás están haciendo lo mismo que estamos haciendo. Esto ocurre en dos tipos generales de casos: responder a los malhechores y resolver problemas de coordinación.

El primero se ilustra con una disposición para completar el pacifismo. En un mundo donde todos comparten esta disposición, esta disposición supera la mayoría de las pruebas de práctica universales. Pero en un mundo realista que contiene muchos no pacifistas, el compromiso de un individuo de completar el pacifismo no solo lo convertirá en una víctima de los malhechores, sino que no podrá defender a terceros inocentes de este último. [8] [9]

El segundo se ejemplifica por la necesidad de elegir en qué lado de la carretera conducir. Una regla de conducir siempre por la izquierda pasa las pruebas de práctica más universales. Se deduce que tales pruebas permiten tal comportamiento, incluso si no todos los demás han elegido esta opción. Por supuesto, la regla de conducir siempre por la derecha, así como la regla de conducción más intuitiva y plausible en cualquier lado que todos los que le rodean siguen conduciendo, también supera esas pruebas. Entonces, aunque tales pruebas nos permiten hacer elecciones intuitivamente plausibles, también permiten algunas que llevarán a una catástrofe en un mundo donde no todos han hecho la misma elección. [10] [11] [12]Al igual que la regla del pacifismo absoluto, tal regla pasa algunas versiones de una prueba de práctica universal, pero falla una prueba de aplicabilidad universal, porque aunque todos sigan la regla no es dañino, su práctica por parte de algunas personas mientras que otras personas no lo hacen también lo hace producir daño significativo. En ningún caso un comportamiento condenado por una prueba de práctica universal será aceptable para una prueba de aprobación universal utilizando los mismos criterios, por lo que este último siempre es al menos tan fuerte como el primero.

En el pensamiento moral coloquial

A pesar de incluir solo una subclase de los casos considerados por el criterio de aplicabilidad universal, la versión de práctica universal de la universalización es muy popular. Lo expresa la pregunta coloquial “¿Qué pasaría si todos hicieran eso?” Al igual que la pregunta anterior sobre “alguien”, no especifica exactamente qué resultado de la actuación del comportamiento de todos haría que este resultado fuera inaceptable y, por lo tanto, haría que el comportamiento fuera incorrecto.

En la ética kantiana

La primera formulación del filósofo alemán del siglo XVIII, Immanuel Kant , de un imperativo categórico o principio moral fundamental, la “Fórmula de la ley universal”, también utiliza una condición de práctica universal. [13] Esto establece que las únicas máximas moralmente aceptables de nuestras acciones son aquellas que razonablemente podrían ser practicadas como una ley universal, o en una variante formulación de “Ley de la Naturaleza”, aquella cuya práctica por parte de todas las personas podríamos querer tener sido una ley de la naturaleza (y, por lo tanto, necesariamente rige el comportamiento de todas las personas a lo largo de todo el tiempo y el espacio). [14]Kant apeló a dos criterios que deben satisfacerse bajo tal condición: primero, la universalización debe ser concebible, y segundo, que esta universalización no necesariamente frustrará los fines de cualquier agente que practique la máxima (y por lo tanto, tal agente puede ser ambos los suyos práctica de la máxima, y ​​todos los demás agentes lo hacen). [15] El primero es violado por máximas, por ejemplo, de mentir siempre o hacer falsas promesas, porque si ( por impossibile ) todos hacen lo mismo, nadie consideraría ninguna forma de palabras dada por otro para contar como una declaración o promesa, por lo que sería imposible incluso intentar hacer tales declaraciones con la intención de engañar. [dieciséis]El segundo es violado por máximas, por ejemplo, de nunca ayudar a otra persona necesitada, porque si bien podríamos imaginar un mundo en el que nadie le brindara tal ayuda a nadie más, ningún agente podría desear que otros lo trataran de esa manera, porque hay está destinado a ser ocasiones en que la falta de tal ayuda inevitablemente resultará en la frustración de los fines de la primera persona, que, por hipótesis, él desea satisfacer. [17]

Kant llamó al primer tipo de violación una contradicción en la concepción, el segundo una contradicción en la voluntad. Al igual que la idea de Gewirth de frustrar las condiciones necesarias de agencia, implican una contradicción performativa , porque la práctica de la máxima por los demás socavaría el propio intento de practicarla, y desearía la primera (incluso cuando esto no haga que otros la practiquen) es equivalente a querer la frustración de la propia agencia. Sin embargo, la Fórmula de la Ley Universal de Kant solo identifica estas contradicciones en casos donde la máxima se practica universalmente; para Gewirth también pueden ocurrir en casos donde algunas (pero no todas) las personas que realizan el comportamiento lo privarían de la condición necesaria de agencia.

En el consecuencialismo de la regla

Otra teoría moral que utiliza una prueba de práctica universal es el consecuencialismo de reglas , o más precisamente esa versión a veces llamada consecuencialismo de reglas ideales , donde una regla moral es permisible si y solo si su práctica por todas las personas produciría al menos tanto equilibrio de buenos sobre malos resultados que la práctica universal de cualquier otra regla. Esta teoría fue sugerida por primera vez como una enmienda a una forma más estándar de consecuencialismo por RF Harrod en 1936, sobre la base de que algunos comportamientos causan másdaño cuando todos (o casi todos) hacen lo mismo que en el caso más común donde no todos los demás lo hacen; ya que el daño puede ser muy malo en tales casos, argumentó que debemos usar sus efectos en este caso de práctica universal para condenar el mismo comportamiento incluso cuando casi nadie más lo está haciendo, e incluso cuando en realidad causa poco o ningún daño en esos casos. [18]Lo ilustró con el ejemplo de Kant de decir una mentira, argumentando que la práctica de mentir por parte de muchas personas en realidad solo puede ser moderadamente dañina, y en ocasiones puede producir más bien en casos individuales, siempre y cuando haya suficientes personas que lean la verdad para proporcionar un ejemplo moral y nos da cierta confianza de que generalmente se nos dirá la verdad (y se nos creerá cuando hablemos); pero el efecto incluso de aquellos últimos que se resisten a decir la verdad cambiando su comportamiento para que también mientan es más devastador que el de unas cuantas mentiras cuando no todos los demás lo hacen.

Este punto de vista ha sido muy criticado, sin embargo, sobre la base de que implica “adoración de reglas” que nos prohíbe realizar tales conductas precisamente cuando son inofensivas o incluso beneficiosas, simplemente porque serían menos beneficiosas en circunstancias que sabemos que somos no in. [19] En particular, las consideraciones sobre la necesidad antes mencionada de manejar a los malhechores han motivado a algunos de sus defensores a sugerir versiones del consecuencialismo de las reglas que permiten solo reglas que producen al menos un gran equilibrio entre el bien y los malos resultados cuando 90 % de una población determinada lo practica, lo que requiere que sigamos reglas que contengan disposiciones sobre cómo responder al 10% (delincuentes, etc.) que pueden estar violando las reglas en cuestión. [20] [21]

En otras teorías morales

Otras versiones de una prueba de práctica universal se encuentran en el “argumento de generalización” de MG Singer, [22] , el “principio U” de J. Habermas [23] y el “contractualismo” de TM Scanlon. [24] Estos, a su vez, han sido ocasionalmente criticados por su incapacidad para manejar casos no ideales.

Referencias

  1. Salta hacia arriba^ Forschler, 2017
  2. Salta hacia arriba^ Hare 1981, pp.80-81
  3. Salta hacia arriba^ Hare, 1963
  4. Jump up^ Hare, 1981
  5. Salta hacia arriba^ Gewirth, 1978, p.135
  6. Salta hacia arriba^ Gewirth, 1978, pp.63-64
  7. Salta hacia arriba^ Forschler, 2017
  8. Salta hacia arriba^ Sobel, 1965, pp.38-39
  9. Salta hacia arriba^ Rees, 1970 a 1971, p.250
  10. Salta hacia arriba^ Gibbard, 1965, p.217
  11. Salta hacia arriba^ Harrison, 1985, pp.253-54
  12. Salta hacia arriba^ Hardin, 1988, 67
  13. Salta hacia arriba^ Kant, 1785
  14. Salta^ Kant, 1785, 4: 421
  15. Salta^ Kant, 1784, 4: 424
  16. Salta^ Kant, 1785, 4: 422
  17. Salta hacia arriba^ Kant, 1785, 4: 423
  18. Salta hacia arriba^ Harrod, 1936, p.148
  19. Salta hacia arriba^ inteligente, 1973, p.10
  20. Salta hacia arriba^ Brandt, 1992
  21. Salta hacia arriba^ Hooker, 2000
  22. Salta hacia arriba^ Singer, MG, 1961, 66
  23. Salta hacia arriba^ Habermas, 1990, 65
  24. Salta hacia arriba^ Scanlon, 1998, 158

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *