EP-037290A_REFUGEES

Esta semana el Parlamento Europeo conmemoraba el Día del Refugiado y para ello Primavera Europea junto a su grupo europeo ALE-Verdes, ha querido recordar ‘Cuando Nosotras éramos las refugiadas’ con un homenaje la figura de la enfermera suiza Elisabeth Eidenbenz. Se trata de una pieza clave en la historia de la guerra civil española, que desde la localidad valenciana de Burjassot, auxilió a las víctimas de la guerra, viajando con ellas hasta el sur de Francia, donde fundó la Maternidad de Elna, un centro en el que pudo garantizar que centenares de mujeres refugiadas pudieran dar a luz en condiciones dignas.

Este homenaje a la figura de Elisabeth Eidenbenz arrancó el lunes, Día Mundial del Refugiado, con una exposición de imágenes de la Maternidad de Elna promovida por el eurodiputado de Compromís, Jordi Sebastià. “Nuestra intención, además de reconocer la figura de Eidenbenz es crear un debate sobre cómo la memoria puede ser selectiva y cruel”, explicó Jordi Sebastiá, en la conferencia de presentación. “A veces en otros países recordamos solo lo que queremos e interesa pese a que hace solo décadas pasamos por la misma situación”, concluyó el eurodiputado, quien fue alcalde de Burjassot, municipio en el que la enfermera Suiza comenzó su labor humanitaria durante la guerra civil.

Durante la tarde del martes se celebró en el Parlamento Europeo la parte central del homenaje con una charla debate que reunió a historiadores, políticos y expertos en cooperación y ayuda al refugiado.

En este sentido el coloquio contó con el testimonio de Nicolas Garcia, alcalde del municipio de Elna durante 14 años y pieza clave para la restauración del edificio y recuperación de la figura de Elisabeth Eidenbenz. Manuel-Reyes Mate, premio nacional de litereatura por su obra ‘La herencia del olvido’ fue también pieza destacada en el coloquio, moderado por los eurodiputados de ALE-Verdes, Josep María Terricabras y Ernest Maragall.

En el debate se puso en comparación el momento actual con el que vivió Elisabeth Eindenbenz, momentos históricos no tan lejanos en el tiempo, recordando como Francia no quería a los refugiados españoles que hoy son reconocidos artistas, políticos y gente que construye la sociedad actual.

La Maternidad de Elna

En 1939, miles de españoles republicanos derrotados en la Guerra Civil cruzaron la frontera hacia Francia y fueron internados en los denominados “campos de acogida”, que en realidad eran campos de concentración, sin condiciones sanitarias, donde los internados pasaban hambre y frío. Uno de los campos más poblados fue el de Argelès-sur-Mer, que albergó a unos 100.000 refugiados que habitaban en una playa de esta localidad francesa, junto a los campos vecinos de Saint-Cyprien y Rivesaltes, según muestra el documental.

En las condiciones miserables que se vivían en el campo, la mortalidad infantil entre los recién nacidos era de un 95 por ciento. En ese contexto Elisabeth Eidenbenz, una joven maestra suiza, instaló en un caserón restaurado y con la ayuda de una obra humanitaria de su país la conocida como Maternidad de Elna, tal y como explicó en la presentación el historiador Luis Expósito.

En este centro se consiguió crear un ambiente de acogida que garantizó el bienestar de las madres y sus bebés, que se alimentaban de productos procedentes de Suiza. Sin embargo esta labor humanitaria era arriesgada, ya que a partir de 1944 la enfermera ocultó el origen étnico de unos 200 niños judíos y gitanos falsificando el registro y dándoles nombres españoles. Esto hizo que fuera perseguida por los nazis y detenida ese mismo año por la Gestapo, la policía secreta nazi, que también cerró la Maternidad de Elna.

Eidenbenz consiguió durante los más de cinco años de actividad del centro que nacieran más de 400 hijos de refugiados españoles y otros 200 judíos y gitanos. La enfermera se retiró al municipio de Rekawinkel, a 30 kilómetros de Viena, y no fue hasta 2002 cuando comenzó a recibir reconocimientos internacionales.

Algunas de las distinciones que recibió fueron la Medalla de los Justos Entre las Naciones, otorgada por Israel en 2002; la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Social, del Gobierno de España (2006), o la Legión de Honor, concedida por el Gobierno francés (2007).

Elisabeth Eidenbenz falleció en Zúrich en 2011, a los 97 años de edad